SORIA

    La literaria ciudad del Duero

    La ciudad de Soria guarda todavía entre sus calles el encanto decimonónico que inspiró a Gustavo Adolfo Bécquer y la atmósfera recia que cautivó a Antonio Machado y Gerardo Diego. Una ciudad de palacios renacentistas e iglesias románicas abrazada por el Duero.

    El padre Duero que los sorianos pasean y disfrutan, mientras la suave corriente del río acaricia los muros de los monasterios de San Juan de Duero y San Polo. Y, encaramada en el acantilado de piedra, la ermita de San Saturio, patrón de Soria. Insólita ubicación en el lugar donde todo el mundo se siente poeta.

    San Juan de DueroSan SaturioSanto DomingoPlaza Mayor

    CAÑÓN DEL RÍO LOBOS

    El Triunfo de la Naturaleza

    El Parque Natural del Cañón del Río Lobos es el espacio natural más visitado de la provincia de Soria. Territorio virgen en el que reina el buitre leonado, soberano de estas tierras, aunque no único habitante. Y es que la fauna más diversa puebla hasta el último rincón de este paraje encerrado por paredes calizas que alcanzan los 200 metros de altura en algunos tramos, esculpidas por el agua del río que le da nombre.

    En el centro del Cañón, tras un recodo del río, se muestra orgullosa la ermita medieval de San Bartolomé, construida a principios del siglo XIII en un paraje mágico y estratégico, punto equidistante de los cabos de Creus y Finisterre. Un lugar sobre el que los amigos de los misterioso y esotérico han hecho correr ríos de tinta que la han popularizado y convertido en un lugar admirado y controvertido, por encima de cualquier otro templo en nuestra provincia.

    GORMAZ

    Alcazabas, atalayas y castillos

    Durante más de un siglo, la fortaleza califal de Gormaz se bastó para mantener a raya a los ejércitos cristianos del norte en su deseo por reconquistar la península Ibérica. Así se convirtió, no sólo en un lugar casi inexpugnable, sino también en paso de grandes personajes históricos, Galib, Almanzor, El Cid Campeador,… Imponente se yergue junto al Duero la fortaleza califal más grande de Europa.

    Y, a los pies del castillo, la ermita románica de San Miguel y sus extraordinarias pinturas murales descubiertas hace algunos años y un testimonio revelador sobre la vida en aquellos momentos.

    En torno al castillo, un entramado de torres ponía en conocimiento de la guarnición de Gormaz todo aquello que sucedía en la frontera del Duero. Son las Atalayas, con más de 120 ejemplos de este nudo de comunicaciones en el suroeste soriano.

    SAN ESTEBAN DE GORMAZ

    Románico porticado, el arte de la Repoblación

    La Reconquista de la ribera del Duero a lo largo del siglo XI y la posterior repoblación de estas tierras con gentes del norte, provocó el desarrollo de una nueva tipología de iglesia románica, ligada a la creación de Comunidades de Villa y Tierra como nueva forma de jurisdicción sobre el territorio repoblado.

    San Esteban de Gormaz guarda entre sus angostas calles medievales dos joyas del románico de la ribera del Duero, Las iglesias de San Miguel y Santa María del Ribero. San Miguel, construida en el siglo XI, es la iglesia románica más antigua del llamado “románico porticado”, origen de un modelo que se extendió por toda la cuenca del Duero.

    Todo ello acompañado por las bodegas tradicionales que horadan el cerro coronado por los restos del castillo y un paisaje que rememora el Cantar del Mio Cid. No en vano, uno de sus autores era originario de San Esteban.

    TIERRA DE BERLANGA

    Caimanes, Elefantes y Palmeras en la Meseta Castellana

    La villa de Berlanga de Duero presume de tener como primer alcalde al Cid Campeador. Y su pasado guerrero y fronterizo queda patente en su poderoso castillo artillado que quedó abandonado cuando los Marqueses de Berlanga decidieron construir un lujoso palacio a los pies del cerro en pleno casco urbano. Destaca en sus calles la mole pétrea de la colegiata de Santa María del Mercado.

    A pocos kilómetros de Berlanga se encuentra uno de los monumentos más sorprendentes del arte español, la ermita mozárabe de San Baudelio, construida en el siglo XI y decorada con frescos románicos. Cuando se contempla por fuera es inimaginable que una construcción tan sencilla guarde en su interior tal riqueza arquitectónica y decorativa.

    NATURALEZA E HISTORIA

    La Fuentona, el Sabinar y la Villa de Calatañazor

    La naturaleza y la historia se suceden en esta tierra sin solución de continuidad. En la comarca de Calatañazor, lugar donde Almanzor fue derrotado, se encuentran el sabinar más denso e impresionante de Europa y un paraje lleno de misterio y encanto, la Fuentona.

    La Fuentona de Muriel de la Fuente es el manantial donde nace el río Abión. Es uno de los parajes más bucólicos de la provincia formado por una surgencia de agua que, tras recorrer intrincadas galerías subterráneas, brota libre entre peñascos.

    De camino a Calatañazor, la antigua dehesa de esta villa es hoy un bosque protegido. El Sabinar de Calatañazor conserva ejemplares de sabina con más de tres metros de perímetro y siglos de historia a sus espaldas. Si es habitual encontrar la madera de sabina en la arquitectura tradicional de la zona, aquí se encuentra viva y en todo su esplendor.

    Y Calatañazor, donde Julián Marías situaba su “viaje al año 1000” y todavía resuenan las armas que derrotaron a Almanzor en el año 1002.

     elguiadelburgo@xgmail.com

     El Burgo de Osma (Soria)

    Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios analizando sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Acepto Más información